26. jun., 2016

Breve: ¿Mañana será otro día?

     Una vez más . Sí, de nuevo, votamos a ciegas. Ciertamente están los programas electorales, pero esta segunda campaña nos ha sustraído el debate acerca de la Educación. ¿A qué están dispuestos a renunciar los equipos negociadores el 27J? ¿Qué es lo urgente y qué van a postponer? 

    No hay seguridades; sólo sabemos a quién de ninguna manera deberíamos votar: a quienes pretenden mantener la desdichada LOMCE y seguir favoreciendo la la escuela concertada (es decir, empresas privadas sostenidas con el dinero común de todos, pero que seleccionan y excluyen alumnado) a costa de la escuela pública, asfixiada por recortes que, desde el gran tijeretazo, no han hecho más que aumentar y aplastar los colegios e institutos a los que deberían dirigirse nuestros impuestos.

    Vamos a ciegas porque no sabemos quién cederá qué. 

    Uno debería estar ya curado de espanto. Pero no lo estoy. La experiencia de décadas me ha demostrado que siempre se puede empeorar en materia educativa. Iremos a votar con la sensación de que, en este tema, damos otro cheque en blanco. 

    Ojalá maña sí sea otro día. El día que la enseñanza pública empiece a salir de su postración.